El Centro de Estudios de Fenomenología y Psiquiatría CEFP fue creado en agosto 2013. Se encuentra adscrito a la Facultad de Medicina y pertenece a los llamados “Núcleos de Investigación”, los cuales forman parte de las estrategias diseñadas para aumentar la productividad científica y complejizar el proyecto académico de la Universidad Diego Portales, buscando no sólo poner foco en el pregrado, sino además en investigación y postgrado.

EL CEFP desarrolla actividades académicas y de investigación dentro de una red internacional e interdisciplinaria de cooperación entre la psiquiatría (medicina) y las humanidades, en especial con la filosofía, la psicología y las ciencias cognitivas. Las actividades de extensión, los proyectos de investigación y las publicaciones, de alto impacto en el campo de la Salud Mental, lo han convertido en un referente académico con reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional, especialmente en el campo de la práctica clínica de orientación fenomenológica.

Modelo conceptual

Gran parte de la psiquiatría ha estado dominada por el modelo médico. Básicamente, el médico-psiquiatra se aproxima a la enfermedad mental de manera similar a la que cualquier otro médico se aproximaría a una enfermedad física de base orgánica. Para el médico-psiquiatra el síntoma es un dato objetivo de la disfunción de un órgano o sistema biológico del cuerpo. Bajo este modelo, la investigación en psiquiatría se ha desarrollado primordialmente dentro del paradigma positivista, usando el método de las ciencias físicas y naturales. La psiquiatría médica ha privilegiado el uso de metodologías cuantitativas y análisis estadísticos, mientras que el valor de análisis conceptuales y críticos ha sido subestimado. El diseño experimental de preferencia ha sido el ensayo clínico controlado para poner a prueba los tratamientos con psicofármacos.

Un modelo conceptual alternativo proviene de la filosofía de tradición fenomenológica fundada por Edmund Husserl a principios del siglo XX. Influyentes filósofos como Heidegger, Sartre y Merleau-Ponty contribuyeron ampliando los planteamientos originales. Por su parte, reconocidos psiquiatras, destacando a Karl Jaspers de la Escuela de Heidelberg, introdujeron la fenomenología en la psiquiatría y la psicología, así como también en la práctica clínica que estas disciplinas comparten: la psicopatología y la psicoterapia.

La psiquiatría fenomenológica contemporánea emerge de un diálogo multinivel e interdisciplinario entre la psiquiatría (medicina) y las humanidades, en especial cooperación con la filosofía y la psicología. De acuerdo con el modelo fenomenológico, los fenómenos mentales se relacionan con el cuerpo “vivido”, existencial o de base experiencial. La enfermedad mental no es reducible a la disfunción del cerebro ni del sistema nervioso; consecuentemente, la investigación se extiende a la experiencia, tanto subjetiva como intersubjetiva. Aún más, la investigación no se enfoca exclusivamente en la anormalidad como tal, sino que considera las “condiciones de posibilidad” de la experiencia en un sentido amplio, justamente porque el análisis profundo de aquello que se manifiesta como anormal o patológico revela al mismo tiempo aspectos constitutivos de la experiencia normal.